Ir a inicio Ir a conoce la web  
 
 
 
 
 
 
  - Menú principal (para acceder sitúa el cursor encima de las cuatro opciones disponibles)
 
  Profe de sociales es la web educativa del profesor David Ruiz Becerra. Es una página especializada en el desarrollo curricular de las materias propias del Departamento de Geografía e Historia de la enseñanza secundaria.
 
EL FARAÓN Y LOS ESCLAVOS
FERNANDO TRÍAS DE BES

Sucedió durante el reinado de Seneferu, en la cuarta dinastía en la ciudad egipcia de Abisal, hoy desaparecida bajo la arena del desierto.

El faraón había encargado al más célebre constructor de Mesopotamia su majestuosa tumba, pero tras cinco años de trabajos el constructor estaba preocupado por sus esclavos. Primero fue por los juncos: el faraón había promulgado una ley divina por la que confiscaba el junco de mayor calidad para que sus sirvientas tejiesen cestas para él. Cesterías en el que el faraón guardaría sus bienes para la vida eterna. El peor junco se destinaba a la elaboración de cuerdas, con las que éstas se rompían y durante las obras de la tumba las gigantes piedras caían sobre los esclavos, que morían aplastados.

Semanas después, el faraón modificó las cuotas de reparto de agua, ignorando la ira del pueblo y de sus sacerdotes, ya que necesitaba agua en abundancia para los grandes baños de su templo. El abrasante calor y las insuficientes raciones de agua hicieron mella en los esclavos que fallecían deshidratados.

El constructor, desesperado, pidió audiencia al faraón: Fareón Seneferu, hijo del Dios Ra, mis esclavos mueren a puñados y está provocando que el precio de un esclavo se esté disparado en Egipto. Estoy arruinándome.

El faraón respondió: Si dispones de menos esclavos, ¿por qué la construcción de mi tumba no se ha ralentizado? De hecho, se a avanzado tanto que en breve estará terminada.

Pero eso es debido a la huelga, respondió el constructor.

¿Huelga? Preguntó el faraón.

A lo que el constructor respodió: Si, es un nuevo modo de protesta. Lo idearon los esclavos. Consiste en trabajar más horas.

¿Y contra quién protestan?
Inquirió el Rey.

El constructor sentenció: Contra usted, gran faraón.

El faraón sorprendido sólo supo decir: ¿Y por qué?

Los constructores explotamos a los esclavos, pero usted dicta las leyes.

El faraón se quedó pensativo y luego dijo: Bien, no importa. Si su modo de levantarse contra mí es levantarse más duro, pues que sigan con su huelga.

Alejándose del faraón, el constructor añadió: No lo entiende, gran faraón. Replicó el constructor de Mesopotamia. La huelga consiste, precisamente, en cavar su tumba.

Aquella noche, mientras dormía, el faraón fue asesinado por uno de sus más leales sirvientes. Al amanecer, su tumba ya estaba lista.

 
 
Diccionarios
Ir al Diccionario de la Real Academia de la Lengua española (RAE) Ir a diccionario de términos históricos Ir a diccionario de términos geográficos
Material educativo
Ir a mapas Ir a atlas histórico
Ir al comentario de texto histórico Ir a cómo citar fuentes
Ir a cómo hacer un buen esquema Ir a crear un eje cronológico
Foro educativo
 
Ir a cómo hacer una revista escolar
 
 
Portal de Educación Delphos Papás 2.0. IES Blas de Prado CRFP Legislación
MAPA WEB www.profedesociales.com © TOLEDO CONTACTA
Ver revista Saber Consumir Ir a Inicio Ir al Diccionario de la Real Academia de la Lengua española (RAE) Ir a diccionario de términos históricos Ir a diccionario de términos geográficos